¿Vapear o no vapear en tiempos de COVID? He ahí la cuestión...

Ver a alguien hacer una gran nube de vapor en estos tiempos de pandemia puede resultar intimidante para quienes desconocen el mecanismo de un cigarro electrónico. Sin embargo, el temor a contagiarse de COVID-19 al respirar aerosol ambiental es un miedo aún infundado.

De acuerdo con la Asociación por la Reducción de Daños del Tabaquismo (ARDT), la principal preocupación de las autoridades es que exista una infección de coronavirus al respirar el “vapor” exhalado por los llamados vaperos.

Según el documento “Vaping and SARS-CoV-2 and COVID-19”, distribuido por esta asociación, “la clave es entender cómo se compara el flujo aerodinámico de este aerosol con el de los otros dos aerosoles biológicos (aliento exhalado y estornudo o tos)”.

El principal argumento es que no puede haber contagio de COVID-19 a través de e-líquidos que contienen el virus debido a que “ningún patógeno puede sobrevivir a temperaturas de 180-220°C” y esa es la cantidad de calor necesaria para generar el aerosol en los cigarros electrónicos.

Para hacer frente a la campaña de desinformación sobre el uso de estos dispositivos, el documento de la asociación hace varias referencias a estudios de universidades y declaraciones de instituciones públicos de salud en países como Inglaterra, donde el uso de cigarro electrónico está autorizado.

Por ejemplo, cita la declaración de Rosanna O’Connor, directora del Tobacco, Alcohol and Drugs de Public Health England, quien recientemente dijo que no hay evidencia de contagio (de COVID-19) a través del vapor exhalado por los usuarios de cigarrillos electrónicos.

Fumadores y exfumadores ante el COVID-19

Al evaluar los riesgos en los vapeadores ante el coronavirus hay que considerar que la mayoría son exfumadores o aún fumadores activos. Los vapeadores con un largo historial previo de tabaquismo podrían presentar afecciones observadas en pacientes vulnerables, por fumar previamente. 

La ARDT refiere a una investigación realizada en China para identificar la severidad de los síntomas de COVID-19 entre fumadores, en la que resultó que de 67 casos en situación crítica con cuidados intensivos, ventilación mecánica o muerte, 25.8% eran fumadores. 

Aunque estos análisis deben aún revisarse frente a otras muestras, los científicos presentan sus resultados para entender la evolución de la enfermedad. En el caso de los fumadores, de las estadísticas en China resultó que el mismo porcentaje de pacientes fumadores podrían presentar síntomas leves o agravados. Aquí los datos: de 926 casos reportados sin afectación severa, 11.8% eran fumadores, y 173 casos con síntomas severos, 11.8% eran fumadores también.

“Evidentemente, fumar contribuye al desarrollo de las condiciones identificadas de vulnerabilidad, tales como padecimientos cardiovasculares, diabetes, o enfermedades pulmonares crónicas. Aún así, los datos duros mostraban una proporción de fumadores más baja que la esperada”, explica el documento distribuido por al ARDT.

La asociación subraya que los ex fumadores que continúan consumiendo nicotina con dispositivos electrónicos mejoran sus biomarcadores y sus condiciones respiratorias y cardiovasculares, por lo que es probable que tengan un mejor pronóstico bajo la posible progresión de COVID-19.

Recomendaciones a los usuarios de cigarro electrónico

La ARDT advierte que un vapeador o cualquier persona infectada con coronavirus esparcirá más virus por su respiración normal que por vapear, por lo que explica que los usuarios de cigarro electrónico no requieren medidas de protección más estrictas que las previstas para el resto de la población vulnerable a presentar complicaciones en caso de contagio.

Sin embargo, advierte que lo vapeadores que ya no fuman no deberían volver a hacerlo. En tanto que a los “usuarios duales” les recomiendan convertirse en  vapeadores exclusivos para reducir los riesgos a la salud asociados con el cigarro combustible.

Además invitan a los vaperos a evitar las grandes nubes en público, aún en exteriores abiertos. Esto debido a que el desconocimiento sobre los cigarros electrónicos entre los no fumadores podría provocar altercados.

La recomendación es a usar dispositivos de baja potencia y vapear de manera discreta. No vapear en espacios interiores de uso público y tratar de mantener una distancia de al menos 2 metros de otras personas al vapear en exteriores.

Esto sumado a mantener medidas extremas de higiene con los dispositivos y desinfectarlos regularmente.

En caso de presentar síntomas de COVID-19, como cualquier otro paciente deberán guardar la cuarentena como indican las autoridades de salud y en caso de síntomas exacerbados acudir a los servicios de urgencias asignados para atención de coronavirus.

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados.